"No me extraña que nunca consiguiéramos ponernos en igualdad ...mi gente y su gente (los blancos). Todo el tiempo estaban irritados el uno con el otro y entre nosotros creció mucho odio. Era inevitable, porque mi gente tenía gran orgullo y humor. El suyo tenía nervios y querían disparar a aquellos que se reían de ellos. Todavía encuentro a la gente blanca muy divertida. Tengo que reírme de usted porque usted nunca se relaja. Cada palabra en usted está cerrada o muy lejos. Le gusta aporrear el sentido de todo para encajar su propia estupidez. Le va bien para no aparentar ser tan frágil."

La Mujer de Medicina Cree, Agnes Whistling Elk, "El Vuelo de la Séptima Luna"

lunes, 4 de noviembre de 2013

La ley de la jungla.

"Molong" uno de los nuevos bloques situados en Cueva Huerta. Teverga


Desde nuestra visión occidental, hablar de la ley de la jungla es hablar de la ley del más fuerte. La jungla sería entonces un espacio hostil donde sólo se comparte por obligación entre iguales y dentro de la propia manada. Sin embargo las leyes de la jungla realmente son variables, tanto como las elecciones y formas de organización de las personas que viven en ella.Una jungla podría ser el monte, los habitantes, escaladores y las presas de una caza sin muerte, sino todo lo contrario, los bloques.

Los jabalíes son la principal fuente de carne para los nómadas penan, pero su número ha decrecido porque los leñadores cortan los árboles frutales de los que se alimentan. Como practican “molong”, palabra en idioma penan que significa "nunca tomar más de lo necesario", ponen poca presión sobre el bosque: dependen del bosque y les suministra todo lo que necesitan. Son cazadores excepcionales que cazan su presa utilizando un “lepud” o cerbatana, hecha del árbol bilian de madera magnífica y esculpida con una precisión increíble con la ayuda de taladro de hueso. La madera no está rajada como en otros sitios, de manera que el calibre tiene que ser preciso casi al milímetro, incluso con palos que miden 3 metros. Las flechas están hechas de la palmera sagú y con puntas de látex venenoso, procedente de un árbol del bosque, que puede matar a un hombre en cuestión de minutos. Todo lo que cazan lo comparten.



Share/Bookmark

3 comentarios:

  1. Impecable, corto y muy acertado. Huelga decir que no esperaba menos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar